El Palomar. La Jefa de Psiquiatría que denunció el «Apriete» del Sector de Seguridad del Hospital Posadas sería Apartada de su Cargo.

Leonardi (RRHH), Silva (ATE Morón) y Botto (Seguridad)
conforman un letal tridente a la hora de ejecutar políticas de despidos,
ajuste, intimidación y adoctrinamiento de los Trabajadores del
Hospital Posadas
(El Palomar, 1/10) Si faltaba algo para refrendar aún más la connivencia entre ATE Morón (conducida por Darío Silva) y la dirección de recursos humanos del Hospital Posadas a cargo de Juan Ignacio Leonardi; este lunes la jefa de psiquiatría en funciones Gisela Mannoia, se enteró de boca de la titular del departamento de Medicina de ese hospital, Graciela Baudagna, de la voluntad de Leonardi de no renovarla en su puesto de jefa del departamento de psiquiatría que, además de esa especialidad, abarca el área de psicología, bastión de Darío Silva.


«No me quizo Renovar la Jefatura por la Denuncia que hice…»

«Mi designación venció hace 15 días y estaba amagando (Juan Ignacio Leonardi) que me la renovaba, que no me la renovaba y, obviamente, con la denuncia que hice, que se la hice a la mano derecha de él que es (Federico) Botto, no me la quiso renovar…»; explicó Mannoia haciendo referencia a la denuncia penal que realizara el pasado viernes en la fiscalía moronense, contra el coordinador de seguridad hospitalaria Federico Botto y contra el empleado también de seguridad, Gustavo Bahut, luego de que este último la intimidara violentamente por haber colgado un cartel con el nombre de los psiquiatras despedidos por Leonardi (ver: «Locura en el Hospital Posadas…»)».

Las Chicanas de Leonardi.

«Mi jefa le rogó que me ponga de nuevo», reveló a este medio la médica psiquiatra; y a continuación relató lo que habría respondido Leonardi: «Él dijo que no, que si yo les hice una denuncia, él me podía hacer una contradenuncia; porque mi designación ya estaba vencida, y yo dije que era jefa de servicio.» (En este punto cabe preguntarse si la irregularidad que aduce Leonardi no es pura responsabilidad de su gestión, puesto que mientras Mannoia seguía cumpliendo el rol de jefa del servicio de psiquiatría, él demoraba ostensiblemente su renovación en el cargo o la designación de otro profesional en el mismo, en una clara maniobra extorsiva cada vez más frecuente en su mandato al frente de recursos humanos). Al respecto la profesional consideró: «Eso no tiene nada que ver con las amenazas. Sea jefa o no sea jefa las amenazas estuvieron. Yo voy a ampliar la denuncia.»
Ante la insistencia, de la titular de medicina por renovar en su cargo a Mannoia; Leonardí habría reafirmado: «No, no, no con la denuncia que ella hizo no la pienso perdonar y de ninguna manera voy a renovarle la designación…»
El Rearmado del Departamento de Psiquiatría y los Intereses de Darío Silva.

Mannoia tiene más de 10 años de servicio en el Hospital Posadas y, según ella misma explicó: «Yo me recibí, hice un año de clínica y después empecé psiquiatría en el Hospital». Desde diciembre de 2017 es jefa del departamento de psiquiatría.
Desde entonces a esta parte, la gestión de la jefa de los psiquiatras y psicólogos del Posadas se centró – de acuerdo a su testimonio – en reorganizar el departamento en cuestión:  «La realidad es que el servicio lo rearmé yo de nuevo. El problema estuvo cuando me metí con psicología: Es así, es así de simple. No hay muchas vueltas», aseguró.
Párrafo seguido se explayó: «Cuando yo empecé el servicio no había coordinación de guardia; el jefe no se enteraba lo que pasaba en la guardia: Solamente se preocupaba si estaba cubierta con los psiquiatras. Cuando empecé en la jefatura, comencé a coordinar la guardia, los reemplazos, empecé a ir a los pases de guardia, conozco a todos los médicos de guardia; sé cuando hay un reemplazo, cuando no lo hay; sé cuando hay una urgencia. Las interconsultas empezaron a funcionar mejor: Se armó un equipo de interconsultas. 
«Había 2 hospitales de día que funcionaban por separado y era imposible unirlos porque había problemas entre los integrantes: yo logré hacer un hospital de día único así podíamos controlar mejor a los pacientes. Se coordinó mejor la función de lo que son consultorios externos… Empecé a organizar el servicio y, más allá de todo eso, el clima laboral mejoró: había buena onda, trabajábamos contentos…»
Pero el problema se dio cuando se intentó reorganizar el sector de psicología, cooptado por el núcleo duro de ATE Morón. Al respecto, graficó: «Tuvimos con (el entonces director médico, Jorge) Palmieri la idea de ordenar el tema de psicología, porque eran muy graves las cosas que estaban haciendo. Y ahí me metí con psicología (me metí con ATE). Y cuando renunció Palmieri, que era el que me respaldaba, empezaron a destruir a(l departamento de) psiquiatría.» 
El acuerdo Silva/Leonardi, comenzó a ejecutarse nuevamente; y no para resguardar a la salud pública y las fuentes laborales de profesionales y trabajadores de la salud en general, si no para seguir fortaleciendo la burocracia cómplice de ATE Morón, de Darío Silva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableQuinto Poder Conurbano +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

WhatsApp chat