Héroes de la Salud. Los trabajadores del SAME son la “Primera Línea” en la Lucha contra el Coronavirus.

Los conductores de ambulancias están en “la primera línea” de exposición al coronavirus ya que trasladan pacientes sospechosos y confirmados, y, además, deben alejarse de sus afectos durante la cuarentena para no exponerlos a la enfermedad y continuar realizando en la calle su tarea esencial en el marco de la lucha contra la pandemia.

“Somos la primera línea”, aseguró Paola Garbalena (41), conductora de una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) porteño, quien tiene una hija de tres años a la que debió llevar a la casa de sus abuelos porque es paciente respiratoria crónica.

“No te imaginás cómo se extraña llegar a casa, que no esté, y verla en una videollamada”, agregó Paola, quien en enero del año pasado se convirtió en la primera conductora femenina del SAME.

Paola conduce un móvil de auxilios con el que acude cuando los pacientes necesitan ser llevados de manera urgente al hospital, pero, desde que se declaró la pandemia de coronavirus, también hace traslados de casos sospechosos y confirmados, y lleva a los médicos a realizar hisopados en los hoteles donde están alojados viajeros en cuarentena.

“Todavía hay gente que no toma conciencia de la gravedad de la situación”.

“Los resultados del hisopado tardan 48 horas; los que dan negativo, continúan la cuarentena en su casa”, explicó Garbalena, que también le tocó trasladar, con intervención de la policía, a una paciente “en rebeldía”, que era una joven que había llegado de España con síntomas de coronavirus y se negaba a ir al hospital.

“Todavía hay gente que no toma conciencia de la gravedad de la situación. Quizás porque no ven la realidad desde adentro, como nosotros. Esto no es chiste; está en juego la vida”, aseveró Paola, preocupada.

Diego Quarone (46), también es conductor de una unidad del Same porteño, más precisamente del móvil que lleva al director general, Alberto Crescenti, quien acude a cada requerimiento que, por la cantidad de víctimas, necesitan de su intervención y su “voz de mando”.

“Soy el chofer del doctor Crescenti. Es uno de los reconocimientos que me ha dado el sistema”, dijo, orgulloso, Diego, quien hace 15 años que trabaja en el SAME y comenzó haciendo traslados de sangre y de alta complejidad neonatal. Ahora, es una de las cuatro personas que coordinan en el SAME los traslados y auxilios por casos de coronavirus.

“Estoy preparado para esta situación y sé que pertenezco a un sistema que está a la altura”.

En las últimas semanas, participó de los dos operativos que se hicieron en la avenida General Paz y en el peaje Avellaneda por los micros que trasladaban pasajeros de varias nacionalidades, algunos incluso con síntomas de enfermedades respiratorias.

“Estoy preparado para esta situación y sé que pertenezco a un sistema que está a la altura de las circunstancias. Sé también que aunque el esfuerzo sea grande y se extrañen los afectos, no va a ser en vano porque vamos a salir adelante”, consignó.

Diego tiene un hijo de 17 años que vive con su madre, al que antes de la cuarentena veía todos los días y ahora no puede. También tiene una hija de 20, a la que ve un poco más porque es radio operadora del SAME, una de las personas que recibe los llamados a la línea 107.

Aunque su trabajo siempre es vital, para él “el desafío ahora es mayor porque la gente se siente más vulnerable” y ven en los trabajadores de la salud “la esperanza para salir adelante”. “Es una responsabilidad muy grande que me llena de orgullo”, remarcó el conductor, que también es enfermero.

“No pienso en el pico ni en las muertes que hay en España o en Italia. No veo la tele”.

Cuando realizan un traslado de casos sospechosos o confirmados de coronavirus, los conductores del SAME toman medidas preventivas de bioseguridad: botas de friselina sobre el calzado, camisolín, guantes, barbijo, cofia y antiparras.

Después del traslado, el móvil se desinfecta con un sistema de luces ultravioletas que neutralizan los virus y bacterias, trabajo que se “refuerza con un paño de hipoclorito de sodio diez a uno”, explicó Diego.

La cuarentena busca aplanar la curva de casos de coronavirus en la Argentina, donde se considera que el peor momento de la pandemia aún no llegó, pero eso no desvela al conductor. “No pienso en el pico ni en las muertes que hay en España o en Italia. No veo la tele. Me manejo con los números que escucho todos los días en mi trabajo”, explicó.

“Cuando llegue el momento, si es que llega, nos va a encontrar como un sistema preparado, capacitado y a la altura de las circunstancias. No hay nada librado al azar. Está todo sistematizado para que la situación no nos supere”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableQuinto Poder Conurbano +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

WhatsApp chat