Pueblos Originarios. El Testimonio de Moira Millán a 50 Años de su Nacimiento: “Mientras camine en este Mundo pondré en este Sueño Libertario cada Segundo de mi Existencia…”

La Weychafe Mapuche cumplió 50 años este jueves y, lejos de la frivolidad impuesta por la cultura colonizante para estas ocasiones, realizó un profundo repaso reflexivo de la lucha de su pueblo, desde una perspectiva antipatriarcal, crítica de las políticas ortodoxas y porteñocéntricas funcionales a aquellos poderes concentrados que buscan exterminar a los pueblos de la tierra, para beneficio de unos pocos multimillonarios que imponen el nuevo orden mundial a base de miedo.

Hoy 20 de Agosto es mi cumpleaños, jamás hubiera imaginado que la celebración de mis cincuenta años me encontraría de duelo. Este ha sido un año de muchas partidas de seres amados, que hicieron de su camino en este mundo un compromiso por el Buen Vivir como derecho.

Escribo estas reflexiones en contexto pandémico, con la complejidad y vicisitudes que nos ha generado este nuevo escenario mundial. Se nos ha arrancado lo poco que teníamos de libertad. Sin embargo, nos han otorgado el tiempo para pensar y esto puede ser sumamente liberador o definitivamente temerario.

Los detentores del poder mundial han logrado exitosamente un nivel de control social jamás visto en la historia de la humanidad.

Los detentores del poder mundial han logrado exitosamente un nivel de control social jamás visto en la historia de la humanidad. Millones de personas estamos ahora bajo un régimen implantado por una cuarentena global que pretende actuar como barrera ante el avance del virus. La sola idea de enfermarnos, nos aterra. Nuestra ignorancia sobre este virus y su letalidad, como así también el terrorismo mediático, provoca una domesticación absoluta. Nos han desmovilizado, y en muchos casos han neutralizado las resistencias. Desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir no hemos parado de luchar, Ser Mujer, Indígena y Antisistémica, te obliga a estar en alerta porque distraerse puede ser la muerte.

Nacer Mapuche:

Nací en Puelmapu, en la misma provincia donde vivo, aquí las empresas mineras apañadas por un gobernador corrupto se dan un festín de violencia territorial, de desprecio a la voluntad popular. Desoyen los alaridos que emergen desde la montaña, el mar, la meseta, pidiendo por favor que no den un paso más con sus tentáculos terricidas. El gobernador es ciego, sordo y mudo ante el clamor de la Mapu. Nada me sorprende ya, no porque el asombro se haya ido a través de los años, sino porque nos arrancan la capacidad de sorprendernos desde niñes, cuando disparan con toda su crueldad sobre nuestras cuerpas, sobre nuestros territorios, sobre nuestras vidas.

En cada cumpleaños pienso en mis kuifikecheyem, para que existamos como mapuches, ellos dejaron hasta la última gota de dolor y sangre defendiendo la Mapu. Nos enseñaron que hay un deber ineludible, el de ceremoniar, por eso hacemos en la madrugada nuestro wixa xipan, los ngellipun en ocasiones importantes, kamarikun en los veranos, wiñoy xipantu en los inviernos, en cada ceremonia reafirmamos el poder de lo invisible y eterno, el diálogo verdadero, entre las fuerzas cósmicas y la humanidad. Honrar ese legado es poner nuestra existencia al servicio de la libre determinación de nuestras cuerpas, la libre determinación de los territorios, la libre determinación de nuestro pueblo nación mapuche.

¿Que por qué luchamos Los Mapuche? Para volver a ser dignos en nuestra tierra, honrar la memoria de nuestros ancestres, respetando su legado.

Nacer en invierno:

Puken convoca a los pu newen para limpiar y humectar la tierra, pirren, mawun, kurruf, son una triada que habita la tierra durante cada luna de esos largos inviernos. Esas fuerzas elementales a las que llamamos newen, nos dan el carácter de nuestro ser, porque ellos nos habitan.

Siento la alianza con el viento, escucho en la la lluvia el murmullo de la tierra que me habla y me estremece el gélido silencio de la nieve, que me invita a arroparme, a detenerme, a recordar. Es el tiempo de los fuegos nutridos por los leños más duros, más fuertes, más luminosos. Es el tiempo del pensamiento retrospectivo e introspectivo. Hace cincuenta años atrás el alumbramiento de una humilde mujer que tenía mellizo estuvo acompañado por Pirren como un manto dulce y suave, la nieve cubrió el paisaje. Así vinimos al mundo mi hermano y yo, desde entonces hasta hoy, cada invierno es un desafío.

Muchas comunidades han quedado irreversiblemente afectadas por las grandes nevadas y hemos visto como el gobernador de la provincia de Chubut desde un helicóptero disparaba selfies para sus redes sociales, mientras que a su lado militares arrojaban desde las alturas bolsas de consorcio y lavandina que estallaban contra el suelo, arruinándose la comida.

Sólo quienes somos patagónicos y vivimos en humildes condiciones sabemos de la importancia de acopiar leña, de almacenar comida, disponer la vivienda para ampararse del frío. Nada de esto se pudo hacer en gran parte de la geografía patagónica, ya que este año debido a la cuarentena se prohibió el tránsito incluso para buscar y acopiar leña. Tampoco mi comunidad pudo hacerlo, y el invierno ha sido despiadado. Muchas comunidades han quedado irreversiblemente afectadas por las grandes nevadas y hemos visto como el gobernador de la provincia de Chubut desde un helicóptero disparaba selfies para sus redes sociales, mientras que a su lado militares arrojaban desde las alturas bolsas de consorcio y lavandina que estallaban contra el suelo, arruinándose la comida. Ese lanzamiento sobre el territorio de los Pu Lof Mapuche, fue provocador, despreciativo, ese gobernador frívolo e indolente, esos militares autómatas son la metáfora de siglos de tensión entre mi pueblo y los estados invasores.

Nacer en tiempos de Weychan:

En toda la Walljamapu, los aterrados terratenientes racistas, junto a las empresas extractivistas, desafían la inteligencia y solidaridad de los pueblos, levantando consignas racistas y ofensivas contra nosotres. Mientras tanto los presos políticos mapuches, resisten en una huelga de hambre, digna pero invisible ante los medios. Es claro como su necedad supremacista, demuestra que nuestra vida no les importa, pero como dijo nuestra gran toki Kallfukurá: “ wingka cuando creas que hayas eliminado hasta el último de los mapuches, cuídate del kurruf, cuídate del pangui, cuídate del mañke, porque todo ello somos nosotros”.

Nacer Mujer:

En mi niñez, día por medio veía a mi ñuke encorvada, refregando la ropa sucia en un piletón, con su tabla de lavar desgastada de tanto uso. Una tarde rojiza cuando el sol destellaba sus últimas fulguraciones sobre las humildes casitas, me arrime al piletón y le pegunté: – Mamá ¿por qué no nací varón? – Me miró extrañada y contestó: – Porque dios lo quiso así -; y arremetí con otra pregunta: – Mamá ¿por qué no nací en 1810 cuando fue la revolución de mayo? Justo me tocó nacer cuando ya está todo resuelto, ya está la independencia y somos libres, – dije con ingenuo convencimiento, era lo que en la escuela me habían enseñado. Mi mamá que era muy lista sólo me miró y no me dijo nada. Su silencio fue elocuente, siguió agachada sobre el piletón, entregando sus escasas fuerzas a ese lavado de ropa, que sólo demostraba que no era ni libre, ni independiente, ni hubo para ella una revolución.

Hoy nos encontramos caminando la emancipación antipatriarcal, nuestro caminar es torpe, y por supuesto no es unísono, pero las mujeres de todo el mundo y las disidencias, estamos caminando hacia una revolución que le arranque el látigo opresor al patriarcado.

No quería ser hombre quería poder hacer lo mismo que ellos. Hoy nos encontramos caminando la emancipación antipatriarcal, nuestro caminar es torpe, y por supuesto no es unísono, pero las mujeres de todo el mundo y las disidencias, estamos caminando hacia una revolución que le arranque el látigo opresor al patriarcado.

Nacer un nuevo mundo:

Una periodista le preguntó a nuestra gran chef Anita Epulef, si ella pensaba que las mujeres mapuches nos estamos empoderando, y mi lamngen sabiamente respondió: “No, las mujeres mapuches no nos estamos empoderando, estamos reestableciendo el equilibrio”. Nuestra lucha antipatriarcal, es una lucha anticolonial, restituiremos el equilibrio cuando toda forma de opresión sea eliminada. Reintegraremos así la reciprocidad, el respeto y la amorosidad, a los vínculos, que serán sin duda el cimiento para construir una nueva humanidad.

Les confieso que mientras camine en este mundo pondré en este sueño libertario cada segundo de mi existencia. Brindo con ustedes por este sueño, porque a pesar de los odios y amenazas, he llegado hasta aquí con medio siglo de vida, y les aseguro que cada día ha sido una aventura, y cada tramo de mi camino ha sido de mucha intensidad.

Les abrazo a todes y cada une de ustedes, y les pido que por favor abracen a mi pueblo, que necesita de su urgente compromiso solidario.

Pu weychafe xipatupe fewla! Wewayiñ pu lamngen! Petu mongeleayiñ! Marici weu!!!.

Moira Millán, 20 de Agosto del 2020. Lof Pillañ Mahuiza, Puelmapu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableQuinto Poder Conurbano +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

WhatsApp chat